Publicaciones etiquetadas ‘farmacia’

La Comisión Europea rechaza incluir la homeopatía en el plan contra las pseudociencias

planta para homeopatía

La Asamblea Nacional de Homeopatía afirma que la contestación del principal órgano ejecutivo de la Unión supone un “respaldo claro y rotundo” a los medicamentos homeopáticos, en la línea de lo defendido siempre por la ANH.

La Comisión Europea, el máximo órgano ejecutivo de la Unión, tumba la petición del Gobierno de España y su pretensión de modificar la actual directiva europea que define los medicamentos homeopáticos como medicamentos.

Las respuestas de la Comisión Europea a las tres preguntas dirigidas por el europarlamentario socialista dejan meridianamente clara la posición y el respaldo de la Unión al actual marconormativo de los medicamentos homeopáticos. La Comisión asegura textualmente que este marco “tiene en cuenta el carácter específico (de los medicamentos homeopáticos) y halla un equilibrio entre garantizar su calidad y seguridad e informar a los consumidores, incluyendo a los profesionales sanitarios, al tiempo que ofrece a los ciudadanos acceso a estos productos”. El comisario europeo de salud añade en su respuesta que “la Comisión no tiene previsto en esta fase evaluar ni modificar la legislación sobre medicamentos homeopáticos”.

La Asamblea Nacional de Homeopatía (ANH), entidad que representa a los médicos, farmacéuticos y veterinarios que emplean este método terapéutico en España, afirma que la respuesta de la Comisión Europea supone un “respaldo claro y rotundo” a los medicamentos homeopáticos en la línea con lo defendido siempre por la ANH. El Dr. Alberto Sacristán, presidente de la Asamblea, considera además que la contestación del máximo órgano Ejecutivo de la Unión debería servir para que Gobierno central reconsidere su postura y desista en su “particular cruzada” contra esos medicamentos que evidencia además una “situación de soledad y debilidad” en el conjunto de la Unión.

El Comité europeo de Homeopatía, institución que representa a 40 asociaciones médicas de 25 países y a cerca de 40.000 médicos, recuerda a la Administración española que solo en Europa la homeopatía es utilizada por 100 millones de pacientes y está incluida en los sistemas de salud de países como Suiza, Francia o Reino Unido. El Comité señala en una carta dirigida a la ministra de Sanidad que la Organización Mundial de la Salud, en 2003, urgió a los diferentes Estados a integrar las terapias complementarias, entre ellas la homeopatía, en sus sistemas de salud. En la misiva se concluye que “sería contraproducente dar un paso atrás en la protección de los pacientes en su derecho a elegir tratamiento, recomocido por la Carta Europea de Derechos del PEciente”. Por todo ello, el Comité reclama que los medicamentos homeopáticos permanezcan bajo el paraguas de la directiva europea que los regula.

Chlorella: la microalga desconocida

chlorella

La chlorella o clorela es una microalga que crece en agua dulce. Sin embargo, dicho nombre se refiere a todo un grupo de estos mencionados organismos que poseen esas características y se agrupan bajo el género de mismo nombre.

Esta alga es popularmente conocida por crecer en las paredes de los acuarios cuando los niveles de nitratos y fosfatos suben o cuando el sol incide de forma directa sobre el agua. Destaca por su intenso tono verde, que se debe a la alta concentración de clorofila que presenta. Asimismo, a este aspecto y a su reducido tamaño debe su nombre, compuesto por ‘chlor’ del griego chloros (verde), y ‘ella’ el sufijo diminutivo del latín.

Sin embargo, la chlorella presenta otras cualidades que la confirman como un superalimento apto para el consumo humano. Tiene un alto contenido en proteínas -más del doble que la ternera o el pollo-, con los nueve aminoácidos esenciales obtenibles sólo de la dieta; posee todas las vitaminas excepto la D, y es una fuente importante de vitamina B12 para vegetarianos y veganos; y contiene gran cantidad de minerales, destacando el hierro, el fósforo y el calcio. Además tiene un bajo contenido en grasa, de la cual una alta porción es el ácido linoleico -perteneciente al grupo de los omega 3-, y pigmentos carotenoides. No obstante, la propiedad más importante de la chlorella es su carácter detoxificante, siendo capaz de eliminar toxinas del hígado, la sangre y los intestinos.

Por otro lado, se considera que el consumo de chlorella de manera habitual actúa como un refuerzo del sistema inmune. Tanto es así, que en Japón, era consumida a mediados del siglo XX para evitar el contagio de enfermedades como la gripe o el resfriado.

La chlorella es uno de los organismos con mayor eficiencia fotosintética. Esto quiere decir que la conversión de la luz solar en energía que hace es muy alta, en torno al 8% en condiciones óptimas -cuatro veces más que la mayoría de algas y plantas. Además posee un alto porcentaje de lípidos y una tasa de crecimiento elevada. Por todo ello, la chlorella es utilizada hoy en día en el desarrollo de biocombustibles.

Desde tiempos antiguos, ha sido utilizada para alimentar al ganado, y en la actualidad forma parte de piensos para piscifactorías y acuarios.

Se trata de un potente regenerador celular, por lo que ha sido empleada desde hace más de 30 años en la elaboración de cosméticos. Asimismo, aporta nutrientes a la piel y potencia la producción de colágeno, aumentando su elasticidad y reduciendo su envejecimiento. Además, favorece la microcirculación, y evita la aparición de rojeces y manchas.

La chlorella ha tenido un largo recorrido, sus usos y aplicaciones son cada vez más y están más extendidos. A día de hoy, no cuesta mucho imaginar el día en el que la gente deje de considerar la chlorella un nuevo mercado en expansión, para ser la apuesta segura que tantos expertos han vaticinado.

Cistitis

Cistitis

Es una inflamación de las vías urinarias y una de las patologías más generalizadas en la población, sobre todo la femenina. El 50% de las mujeres ha tenido un episodio de cistitis al menos una vez en la vida.

Factores que pueden favorecer la cistitis.

Factores anatómicos causados por una patología y que provoquen un obstáculo físico en el flujo normal de la orina al exterior. Por ejemplo: cálculos urinarios, hipertrofia prostática o cualquier estenosis del tracto urinario.

Un intestino que no vacía regularmente, se asocia muy frecuentemente con la vaginitis y la cistitis recidivante. Otros factores predisponentes son: la edad (cuanto mas avanzada, mayor es la incidencia de cistitis),  eventualmente enfermedades asociadas, como la diabetes, trastornos neurológicos que afectan a la regulación de la micción, enfermedades ginecológicas, la inserción de catéteres urinarios y terapias que reducen las defensas inmunológicas.

La cistitis se origina en la mayoría de los casos por la migración de las bacterias patógenas de la zona anal hacia el tracto urinario. Cuando en el intestino disminuye la flora bacteriana beneficiosa, el “terreno” se mantiene libre para el ataque y la sucesiva colonización de patógenos. La alimentación juega un papel clave en la prevención de las infecciones urinarias.

Estilo de vida y alimentos adecuados.

Alimentos que hay que evitar: Azúcares simples (azúcar blanco, miel…), leche y productos lácteos, carne (roja y blanca), las bebidas energéticas, alimentos precocinados y en conserva, café, té y alcohol.

Alimentos que hay que consumir con poca frecuencia: Cereales refinados (pan blanco, pasta, arroz blanco…), patatas, maíz, frutas muy dulces y azúcar de caña integral.

Alimentos recomendables: Los ricos en fibra (verduras, legumbres preferiblemente de temporada), cereales y pasta integral, pescados y semillas oleaginosas.

Se recomienda tomar al menos dos litros diarios de agua, entre comidas y a temperatura ambiente.

Tratamiento.

El enfoque tradicional médico de la cistitis requiere tratamiento con antibióticos: penicilinas y derivados, cefalosporinas, quinolonas, sulfamidas, nitrofurantoína…

Estos fármacos van a afectar también a las bacterias beneficiosas, por lo tanto el uso de antibióticos puede crear el terreno ideal para las recaídas y la aparición de resistencia.

Además de una alimentación sana y correcta la higiene íntima es fundamental en la prevención de episodios de cistitis, utilizando un jabón higienizante que no altere el pH y la flora bacteriana fisiológica; no se debe utilizar ropa interior muy ajustada y/o de tejido sintético que impida la transpiración.

Además de estas reglas esenciales, unidas a un estilo de vida saludable, son recomendables algunos extractos de plantas, conocidos desde tiempos inmemoriales: extracto de semillas de pomelo (bactericida y bacteriostático de amplio espectro), gayuba por su actividad como desinfectante urinario, pilosella que posee actividad diurética y antiinflamatoria, brecina que tiene acción específica sobre las molestias de las vías urinarias y con cierta actividad anestésica, gatuña conocida desde las épocas griegas y romanas como diurético depurativo y antiinflamatorio.

En resumen, para garantizar el éxito del tratamiento en la cistitis es indispensable el enfoque alimenticio correcto en combinación con las medidas de higiene y el tratamiento farmacológico.

Enfermedad Celiaca

La enfermedad celíaca (EC) se define como: una enfermedad sistémica inmunomediada, que supone una intolerancia permanente al gluten y las prolaminas relacionadas presentes en el trigo, la avena, la cebada y el centeno.

Los síntomas más frecuentes en esta enfermedad son la pérdida de peso y pérdida de apetito, fatiga, diarrea crónica, distensión y dolor abdominal, náuseas y vómitos, flatulencia, estreñimiento, retraso en el crecimiento en niños, anemia, cefalea, dermatitis, depresión, ansiedad…

La EC no es una enfermedad que se pueda prevenir, y de la misma manera, sólo el médico puede hacer un diagnóstico definitivo, uniendo síntomas clínicos y datos de laboratorio tales como análisis de sangre o biopsia intestinal.

A su vez, debemos recordar que la enfermedad celíaca es una enfermedad que no tiene cura y que su único tratamiento se centra en la dieta, concretamente en eliminar completa y permanentemente el gluten de nuestra alimentación.

Como hemos dicho anteriormente, el médico es el único que diagnostica y prescribe las medidas dietéticas; es por ello que no se debe dejar el gluten hasta tener los resultados de la biopsia, ya que estos podrían verse alterados.

Una vez diagnosticada la EC, es necesario eliminar de la dieta la gliadina, y en consecuencia, todos los cereales que contienen gluten: trigo, avena, cebada y centeno. En casi la totalidad de los casos, la enfermedad mejora notablemente al suprimir el gluten; no aparecen los síntomas y las lesiones inflamatorias de la mucosa intestinal se revierten. Como en todas las enfermedades, cada paciente es un mundo y el período de mejora varía en función de la extensión del daño intestinal de cada uno.

La dieta que deben seguir los pacientes, deberá ser una dieta equilibrada y que cubra los requerimientos nutricionales y energéticos. Su base serán los alimentos frescos y naturales que en su origen no contengan gluten, tales como la leche y sus derivados, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas, legumbres, aceites, azúcar, cereales sin gluten (maíz y arroz), café, derivados de soja, vinos etc.

Y recordemos también los alimentos que se deben evitar: harinas, pan, pastas, galletas, bizcochos, pasteles, infusiones o bebidas preparadas a base de cereales (cerveza, licores…) y cualquier alimento de origen industrial que incluya cualquiera de esas harinas. Se debe tener especial cautela con alimentos procesados que pueden contener alimentos derivados de trigo: salsas, hamburguesas, embutidos, sopas preparadas, chocolates, yogures de sabores o con trozos, caramelos…

El etiquetado nutricional de los alimentos es lo primero que debe mirar un paciente, ya que la legislación obliga a indicar claramente en la lista de ingredientes, si hay ingredientes con gluten, Además, hay una amplia variedad de productos, que aunque su base son cereales con gluten, se producen y están disponibles en su variedad sin gluten. Se debe aprender a identificar correctamente los alimentos por sus símbolos correspondientes.

La misma atención se debe prestar a las comidas fuera de casa para identificar los alimentos. Las asociaciones  como FACE (Federación de Asociaciones de Celíacos de España), publican listas muy completas de alimentos que contienen gluten, o de restaurantes que ofrecen platos apropiados para estos pacientes.

Si los enfermos tienen una medicación para otras enfermedades, deberá tenerse también cautela con esos tratamientos ya que puede ser que incluyan gluten como excipiente. Y a su vez, debe vigilarse también la administración de fármacos que potencien la malabsorción y el déficit de determinados nutrientes.

Los pacientes recién diagnosticados, suelen presentar diversas deficiencias nutricionales, como falta de hierro, vitamina B12, calcio, vitamina D… Es por ello que puede ser conveniente la administración de suplementos vitamínicos y minerales.

Para terminar, debemos recordar la importancia de acudir periódicamente a la consulta de su médico para observar la evolución física y el control de los marcadores serológicos, ya que de esta manera se puede evitar la complicación de la enfermedad a casos de infertilidad o en casos más extremos linfomas no Hodgkin o carcinomas epiteliales.