Dermofarmacia

Dermofarmacia

Los cosméticos tienen la función tradicional de hidratar la piel, pero la nueva cosmética de tratamiento debe además cuidar, reparar, renovar y fotoproteger.
Una de las principales líneas de la cosmética está constituida por las cremas. Éstas son formas semisólidas de aplicación tópica formadas por emulsiones consistentes que contienen agua. Esto les confiere unas propiedades específicas: buena extensibilidad y adecuadas características organolépticas.

El número de ingredientes que se hallan a disposición del formulador de cremas es muy elevado y diverso: oligoelementos, vitaminas, proteínas, extractos acuosos y glicólicos…, permitiendo obtener una gran variedad de fórmulas con diferentes propiedades.

[widgetkit id=»4″ name=»Dermofarmacia»]